sábado, 22 de mayo de 2010

A reason for me

Podrá el sol nublarse eternamente
Podrá el mar secarse en un instante.
Podrá romperse el eje de la tierra como un debil cristál, mas el mundo, renace al encontrarte.
Y la luz, va de nuevo ascendidendo hacia el aire y la tensa calidez de sus alientos, lentamente, brotan con fuerza y cólera y de un aroma suave como espuma, tal un leve recuerdo que de pronto se hiciera un muro de dureza o manantial de sombra.
Y en tí mi corazón no tiene forma, ni es un circulo de paz con su tristeza, sino un pequeño fuego, el grito que florece en medio de los labios y torna a ser el fin, un sencillo reflejo de tu cuerpo, el cristál que a tu imágen desafia, el sueño que en tu sombre se aniquila.
Olas de luz, tu voz, tu aliento y tu mirada en la playa de mi cuerpo; olas que en mi se desnudan como alas, hechas rumor de espuma, oscuridad, aroma eterno, cuando al sentarme junto a ti, se ilumina la forma de mi cuerpo.
Un mar de sombra eres, y entre tu sal oscura...hay luz de un mundo amanecido.

No hay comentarios: