martes, 6 de agosto de 2013

Un brillante en mi camino.


Dicen que el animal que tropieza dos veces con la misma piedra, es el hombre.
A pesar de saber ya las consecuencias, 
te volved a topar con ella, la misma caída, la misma herida.
Sin importar nada te vas de bruces,
sabiendo que nada cambiará el resultado.
Misma piedra, mismo lugar.
No digo que no lo merezca, eso sería una hipocresía.
Pero ahora, me senté en un banco al costado del camino.
Con el pantalón rasgado y las rodillas rotas de tanto caer.
He caído tantas veces, que ya no duele.
Y lo vuelvo a intentar, creyendo que la piedra se moverá,
que todo cambiará y será distinto.
“Las cosas son en realidad más sencillas de lo que uno puede pensar, 
pero mucho más complicadas de lo que uno puede comprender”
Cada caída es tan solo un error mas,
la vida continua y esta vez regreso con mas fuerzas.
Porque los errores nos hacen ganar fortaleza y sabiduría.
Y dudo haber aprendido la lección.
Por una simple y sencilla razón.
De todas las piedras en mi camino,
vos sos la mas especial de todas.
Aquella con la que da gusto tropezar,
porque en cada choque y en cada caída,
reluce aquel brillante que una vez se opacó.

No hay comentarios: